Adiós a D. Jose Luis Quijano, párroco de nuestra Unidad Pastoral durante 16 años

A partir del 12 de septiembre, abandona nuestra parroquia después de 16 años de encomiable labor, nuestro párroco D. Jose Luis Quijano, dentro de un reordenamiento general de las Unidades Pastorales de nuestra provincia, tomando posesión próximamente en su nuevo destino de Fuentes de Nava, aunque aún permanecerá en nuestro pueblo unos días más.
 
D. Jose Luis deja una huella imborrable en nuestro municipio, (también era párroco de Las Cabañas y Santillana, además de Abia y Osornillo), donde siempre destacó, además de por su impecable labor pastoral, por su empeño en la recuperación del patrimonio cultural religioso de sus parroquias, con incontables obras (pórtico de entrada, fachada de La Antigua, contrafuertes y retejos...) y magníficas restauraciones llevadas a cabo en nuestra imaginería religiosa.
 
Otro recuerdo especial deja en las Cofradías de nuestro pueblo, con las que colaboró activamente en todas y cada una de las propuestas que éstas le presentaban, sin obviar su labor y guía religiosa y espiritual.
 
En sus primeros años en Osorno era frecuente verle mezclado con la chavalería en disputados partidos de fútbol o fútbol-sala, tratando siempre de integrarse en la vida social de nuestro pueblo, teniendo que abandonar progresivamente las actividades deportivas por problemillas físicos inherentes a la edad.
 
Mención especial merece su labor en la Residencia de Tercera Edad "San Miguel de los Santos" de Osorno, donde ocupó plaza de vocal de la Junta Directiva del Patronato que dirige la misma en sus primeros años, para después una vez abandonado este puesto, ocuparse siempre de manera muy afectiva y humana del bienestar espiritual de nuestros ancianos. Sus partidas de cartas en la Residencia, las grabaciones de todos los actos y eventos del pueblo para su posterior proyección en la Resi, y sus frecuentes visitas a los residentes, solo interrumpidas en el último año por el consabido COVID-19, serán siempre recordados con gran cariño por todos los residentes y trabajadores que han pasado por nuestra Residencia.
Siempre preocupado por las familias y personas en riesgo de exclusión, su casa parroquial y la propia parroquia siempre estuvo disponible para acoger necesitados y liderar iniciativas en pro de los más desfavorecidos.
 
Desde el punto de vista más institucional, destacar su absoluta disposición y colaboración con todos y cada uno de los actos, eventos, actividades, etc. que desde el ayuntamiento de Osorno la Mayor se le han propuesto, manteniendo siempre una cordial y fluida relación.
 
Le deseamos, de corazón, una feliz estancia y labor pastoral en su nuevo destino, a la vez que le recordamos que ya es uno más en nuestro pueblo y tiene sus puertas abiertas
 
¡MUCHAS, MUCHAS GRACIAS POR TODO D. JOSE LUIS!