Torreón de Cabañas

Torreón de Las Cabañas de Castilla

 

La torre-castillo de Las Cabañas, se muestra aislada, rodeada de una muralla cuadrada sin cubos, típica del noroeste, completa de saeteras y troneras, la torre tiene un talud de gran tamaño en la parte baja y otro de pequeño tamaño en la mitad de la misma, desde donde nacen cuatro garitas, una en cada esquina, la sillería de excelente calidad sirve de revestimiento para tapias de un grosor inmenso, superando los cuatro metros. Por dentro hay un pozo, y las ventanas tienen los clásicos poyos laterales del siglo XV, rematadas dos de ellas en su parte baja con tronera. Está rematada en su última planta con una bóveda ojival, de perfil gótico, reforzada con dos arcos fajones.

La fachada Norte muestra una pequeña ventana enrejada a la altura del primer piso. Igualmente tanto la Oeste en el tercer piso, como la Sur en el segundo. presentan una ventana con reja muy similares. También existen unos balcones de construcción más recientes en el frente Sur en el primer piso y en el Este a la altura del segundo.

La entrada a la torre se realiza por la planta baja, en la que se encuentra un pozo. Los muros, de 3,5 metros de espesor, están formados por tapial recubierto de sillería, disminuyendo su grosor en los pisos superiores.

El recinto que rodea al castillo, también de planta cuadrada y 37 metros de lado, carece de torres y de almenas, y a él se adosaban las dependencias domésticas. Esta construido con sillarejo, algo reforzado en las esquinas con sillería. Presenta gran cantidad de saeteras en todos sus frentes organizándose en dos niveles de altura. La puerta, situada en la cara Este, tiene un arco apuntado por dovelas. En la cara opuesta el pequeño portillo que hay se encuentra cegado.

La construcción del castillo tuvo lugar a mediados del siglo XV. Además de la familia Castañeda perteneció también al conde de Osorno. En 1752 obstenta el señorío el marqués de Villatorre, estaba formada la población por cuarenta vecinos y siete viudas, que habitaban en cincuenta y cinco casas por las que no pagaban por establecimiento del suelo. Existían también dos casas inhabitables y diez arruinadas de las que únicamente quedaba el solar.

En la parte alta de la fachada figuran cuatro escudos uno en cada lienzo, con las armas del apellido Castañeda.

Hace unos años el torreón fue adquirido por un particular y sometido a una profunda restauración. Su interior no es visitable.

Galería fotográfica